No hay fórmulas para el éxito: sólo para el fracaso

Un amigo me pregunta mi opinión y preferencia sobre la disyuntiva ‘Startup vs Lifestyle Business’.

En artículos como ese se asume que uno realmente puede elegir entre ‘tener un negocio de éxito que da trabajo’ o ‘tener un negocio de éxito que no da trabajo’.  Pues bien, creo que todo eso tiene más de mito que de otra cosa.

Es como hacer la ‘ingeniería inversa’ del proceso que te lleva a ganar a la Primitiva (quien juegue, claro). Siempre puedes sacar patrones y ‘cosas’ que de inducen a pensar que haciendo esto o aquello ganas el sorteo. Pero en realidad quien gana se lo espera tan poco como cualquier otro: se lo encuentra a posteriori.

No hace falta ser Woody Allen para ver claramente que en los éxitos influye el azar, y que es propio de gente grande decir ‘he tenido la suerte de…’. ¡Pero algunos no tienen bastante con trabajar poco, tener pasta y estar follando todo el día!. Utilizan su tiempo libre para divertirse animando a los demás a que sigan sus pasos.

No hay una ‘fórmula mágica’ para el negocio de éxito; sólo hay fórmulas para el fracaso.